Cómo lavarse las manos| Lysol®
Breadcrumbs

Cómo lavarse las manos

El lavado de manos es fácil de hacer y es la mejor manera de ayudar a prevenir la propagación de enfermedades. Aprenda cuándo y cómo lavarse las manos y obtenga consejos sobre qué enseñarles a sus hijos.

¿Cuándo debes lavarte las manos?

Sus manos tocan muchas cosas durante el día y en consecuencia, recogen una gran cantidad de gérmenes como bacterias y virus. Es una buena práctica lavarse las manos frecuentemente durante el día, pero asegúrese de que usted y sus hijos se laven las manos especialmente en estos momentos clave:

  • Después de usar el baño
  • Antes, durante y después de preparar los alimentos
  • Antes de comer alimentos
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar
  • Después de manipular la basura
  • Después de tocar animales o manipular residuos de animales
  • Antes y después de cuidar a alguien que está enfermo o herido

Cómo lavarse las manos

  1. Moje sus manos con agua.
  2. Aplique jabón y haga espuma.
  3. Frote sus manos con jabón de manos vigorosamente durante 20 segundos. Recuerde también de aplicar en la parte de atrás de sus manos y debajo de las uñas.
  4. Enjuague bien.
  5. Seque las manos con una toalla limpia o un secador de aire.
  6. Use la toalla o el codo para cerrar la manilla del agua.

Enseñar a los niños cómo lavarse las manos

El lavado de manos es clave para la salud de sus hijos. Al compartir lápices en clase, intercambiar almuerzos, tomar agua de bebederos de agua - los niños traspasan una gran cantidad de gérmenes mientras están en el colegio. Asegúrese de que sus hijos sepan cómo lavarse las manos con estos consejos.

  • Lávese las manos con sus hijos para que puedan ver cómo se hace.
  • Asegúrese de que sus hijos alcancen el lavamanos. Tenga un piso cerca si es necesario.
  • Enseñe a su hijo a cantar "Feliz Cumpleaños" dos veces, o el “ABC”, mientras se lavan las manos para evitar que se apure.
  • Recuerde a sus hijos que es importante lavarse las manos con frecuencia durante el día, no sólo antes de comer y después de ir al baño.

Lavarse las manos es rápido, fácil y es una de las maneras más efectivas de ayudar a prevenir enfermedades. Adopte este simple hábito y ayude a proteger la salud de sus hijos.

Productos relacionados