Breadcrumbs

4 maneras de ayudar a evitar que los gérmenes lleguen a casa con sus hijos

Mochila, lonchera, chaqueta... mientras haces el inventario al final del día escolar, asegúrate de que el huésped invisible y no deseado - el germen - no se infiltre con tu hijo.

Los colegios hacen todo lo posible para mantener las salas de clases y áreas comunes limpias y desinfectadas, pero con tantos niños en los mismos lugares durante muchas horas cada día, los gérmenes siempre están reproduciéndose.

Como padres, hay varias cosas que pueden hacer para ayudar a sus hijos (y a sus compañeros) a detener la propagación de gérmenes. Éstos son algunos consejos para mantener a los niños tan saludables como sea posible en el colegio y para evitar que los gérmenes sean llevados hacia la casa con el resto de su familia.

#1: Lavado de manos: No es sólo para las idas al baño

Ya le has enseñado a tu hijo a lavarse las manos después de usar el baño, pero ¿Con qué frecuencia lo hacen en otros momentos del día? El lavado de manos de manera frecuente es la forma número uno para controlar los gérmenes y ayudar a prevenir la propagación del virus del resfrío y de la gripe u otras enfermedades contagiosas.

En primer lugar, asegúrese de que su hijo sepa lavar sus manos de la manera correcta. Pídales que usen un jabón y que formen espuma en ambas manos hasta las muñecas. Enfatice la importancia de enjuagar y secar minuciosamente.

Fomente a su hijo a tener el hábito de lavarse las manos después de comer, de actividades en grupo y de jugar- básicamente después de cualquier momento en que hayan compartido cosas con otro niño o niños. Y hablando de compartir...

#2: Está bien no compartir (a veces)

Compartir es bueno para los niños- excepto cuando podrían están intercambiando gérmenes. En las salas de clases, los gérmenes podrían estar reproduciéndose en objetos que todos los niños comparten, como juguetes, materiales de arte o el sacapuntas de la clase. Proporcione a su hijo un kit personal de objetos escolares que no lo comparta con otros.

Recuerde a su hijo que no comparta comidas, colaciones o bebidas con sus compañeros de clase. Los bebederos de agua son otra zona propensa a los gérmenes; si es posible, envíe a su hijo al colegio con una botella de agua personal.

#3: Reconozca los resfríos antes de que estén completamente desarrollados

Enfermedades como el resfriado y la gripe pueden propagarse rápidamente a través de una sala de clases, pero si usted detiene los resfriados a tiempo, puede evitar tener un niño enfermo durante una semana. Enseñe a su niño a cubrir la tos y los estornudos usando un pañuelo de papel desechable, en lugar de usar sus manos. Envíe a su hijo al colegio con los elementos adecuados para mantenerse saludable, incluyendo pañuelitos e higienizante para las manos.

También es importante que los niños eviten a otros estudiantes que estén tosiendo o estornudando y déjelos en casa si están enfermos. No sólo podrían propagar gérmenes a otros compañeros de clase, también podrían enfermarse más o prolongar su proceso de recuperación.

#4: Combata los gérmenes en su hogar

Mantenerse saludable es un hábito que se puede reforzar en casa. Como padre, usted puede ayudar a combatir la propagación de gérmenes mediante la limpieza profunda de mesas, muebles y superficies que son tocadas con frecuencia como manillas de puertas o interruptores de luz. Desinfecte los artículos que su hijo trae a casa del colegio, tales como mochilas con productos Lysol® Desifectante multisuperficies en Aerosol, para evitar que los gérmenes se propaguen en el hogar.

Ayude a evitar el imparable resfrío del colegio, o la temida gripe, siguiendo estos 4 consejos saludables para combatir gérmenes.

Productos relacionados